Enero
El miedo en la mente. Se llega por el camino nevado, por la luz encendida; no por la estrella. Este espejo sobre el que caen los pájaros del mundo cuando pierden su imán: Se transparentan. Nada aquí se dice, salvo la sed. Lo demás suena: El corte eléctrico de los peces, la grieta en el hielo, los buques cargados de hilos, siempre la fractura salina, lo que no tiene sombra, sin embargo suena. Esta orilla al norte en la que permanecemos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s